Formatted HTML:

Seguramente, si aún tienes tu primera tarjeta de crédito, en algún momento creas que lo mejor es cancelarla, ya sea porque tiene un límite bajo o porque tienes otras tarjetas con mejores condiciones.

 

Sin embargo, debemos alertarte, porque esta decisión puede afectar tus finanzas y aquí te decimos cuáles son las razones de esto:

 

1.- Pierdes experiencia crediticia

 

Aunque no lo creas, tu tarjeta viejita es una de tus mejores cartas en Buró de Crédito y ante cualquier institución financiera que revise tu historial, ya que les dice que desde hace muchos años manejas un crédito de una forma responsable.

 

 

Si la cancelas, llegará un punto en el cual esa información se eliminará, por lo que las instituciones solo podrán ver las tarjetas más recientes y, puede ser, que decidan que no eres lo suficientemente experimentado como para tener un buen crédito.

 

2.- Baja tu Score

 

Tu calificación en Buró depende, en gran medida, de tu crédito activo más antiguo y si éste se cancela, tu Score bajará, porque tu experiencia crediticia se verá afectada.

 

Además, Buró puede considerar que la diste de baja porque ya no podías pagarla, lo cual lo obliga a alertar a las financieras que soliciten tu información y la forma de hacerlo es bajando tu calificación.

 

3.- Conseguirás préstamos más caros

 

Las dos razones que te explicamos anteriormente harán que sea más complicado que accedas a créditos con pocas comisiones y bajas tasas de interés, porque era tu tarjeta viejita la que daba confianza a las instituciones que ofrecen este tipo de préstamos.

 

No decimos que si la cancelas vayas a poder acceder únicamente a créditos con las tasas de interés más altas, pero sí un poco mayores a las que actualmente estás acostumbrado.

 

Entonces, ¿qué hago con mi tarjeta viejita?

 

Lo mejor que puedes hacer con tu tarjeta es conservarla y sacarle el máximo provecho.

 

Si, por ejemplo, quieres cancelarla porque el límite es muy bajo, puedes negociar con la institución bancaria un aumento, haciendo mucho hincapié en que no quieres cambiarla, porque será lo primero que te ofrecerán.

 

 

Además, seguramente tu tarjeta tiene un programa de recompensas, así que úsala y aprovéchalo, ya sea como cashback o para canjear premios.

 

Por ejemplo, puedes domiciliar tus servicios de agua, luz e Internet y con tu programa de beneficios comprar despensa, alimento para tus mascotas o canjear artículos que realmente necesites o sean fáciles de vender.

 

Tengo muchas tarjetas de crédito, ¿qué hago?

 

Si tienes muchas tarjetas y quieres cancelar alguna, lo ideal es que des de baja una de las más nuevas. Puedes escogerla revisando la tasa de interés que te cobran y los programas de beneficios que manejan.

 

Cancelar una tarjeta es tu derecho, así que, si no tienes adeudos, puedes cancelarla sin ningún problema.

 

Lo único que debes hacer es llamar o ir a una sucursal de la institución que te la otorgó y pedirles que te la cancelen. Es muy importante recordar que tu tarjeta debe estar en ceros, recuerda dar de baja las domiciliaciones, para que éstas no compliquen tu trámite.

 

Una vez que lo hagas, espera un mes y revisa tu historial en Buró de Crédito para asegurarte que realmente la institución la canceló y la reportó como tal.

 

Si tienes algún problema, que no tenga nada qué ver con un adeudo en tu tarjeta, puedes levantar una queja en Condusef.

 

¿Te gustó el artículo? ¡Compártenos tus comentarios!

Comments to: ¿Por qué no te conviene cancelar tu tarjeta viejita?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Attach images - Only PNG, JPG, JPEG and GIF are supported.

Login

Welcome to Typer

Brief and amiable onboarding is the first thing a new user sees in the theme.
Join Typer
Registration is closed.